Thursday, December 28, 2006

Pastel, y alguien que te cante.


Hace un tiempo, cuando mi sobrina tenía tres ó cuatro años, sostuve con ella una conversación telefónica que más o menos se transcribe así:

“Hi Roger!”

Hi Valerie, How are you?”

I’m Fine. Where are you Roger?”

“I’m at my house… in Costa Rica!

Do you have cake at your house?”

(..?) Yes Valerie... I have cake...”

“Do you have people to sing to you?”

“(...) Well Valerie… I guess I can ask people to sing to me!”

“Who sings to you?”

(...) My friends Valerie!”

“Friends? Ok. Bye Roger!”

“Bye Valerie!”

En ese momento, aparte de conmoverme por su tierna preocupación (algo que me pasa frecuentemente con los comentarios de mis sobrinos), quedé meditando en el profundo significado de tan básica e ingenua necesidad.

Viéndolo cínicamente, podríamos pensar que a menos que nos dediquemos al negocio de la repostería, no mantenemos pastel (queque, torta) en casa, y que la única forma de conseguir “gente que nos cante”, fuera de los cumpleaños, es ir a uno de esos restaurantes seudo-mexicanos (que existen hasta en Hong Kong) y pagarle a un mariachi.

Pero analizando la dulce y pura lógica de una niña de 4 años, podemos concluir: Si tenemos alimento que nos llena y alegra, además de gente con quien compartirlo ¿Qué más necesitamos?

Mi sobrina ya tiene 7 años, y mi sobrino 5. Ahora hablan de tener “parties”. Pero su concepto de fiesta sigue girando alrededor de la gente con la que la comparten y la felicidad de disfrutar con ellos lo que se tiene.

Por mi parte, mientras regreso a mi país para pasar tiempo con mi familia, y mantengo contacto tanto con los viejos amigos aqui como con los que dejé en San José, felizmente me doy cuenta que tengo mucho pastel... y gente para compartirlo.

Por eso, mi más sincero deseo de nuevo año para los que leen este blog es muy simple: Que siempre tengas pastel… ¡y alguien que te cante!

2 comments:

  1. Los mismos deseos para vos, Rogelio.

    Un abrazo!

    Marcelo

    ReplyDelete
  2. Anonymous2:18 PM

    Muchas gracias y igual... que este año Dios te mande a ese alguien que te "cante" al oido y que este dispuesto a comer piedras siempre y cuando este contigo....

    TQM!

    ReplyDelete