Tuesday, January 30, 2007

Pipo* y la Bruja de Barrio Escalante

En los anales de la infancia de casi todos, existe siempre un personaje en común: La vieja loca/excéntrica/amargada/misteriosa/solitaria que vive en esa casa que genera más historias que Britney y Paris juntas en Spring Break.

Pero en mi caso, nunca me había topado con mi propia versión. Hasta el día de ayer.

Durante una filmación en locación cerrada, dejé mi carro estacionado así:

Luego de unas horas y mientras supervisábamos la producción junto a la ejecutiva de la cuenta y los clientes, me avisaron que saliera porque “había un problema con mi carro”. El problema era este:

El mismo problema en 3 de las llantas.

No fue necesario que nadie me explicara. Al sólo salir pude ver y escuchar a una señora más o menos en sus setentas (quizás en sus “sesentas” pero a este punto entre más vieja mejor), que aunque bien vestida, maquillada y con apariencia brujilmente acomodada, vociferaba a volúmenes bastante notorios una tarabilla colérica de la que incluyo a continuación algunos extractos (acompañados de mis comentarios), para que se hagan ustedes su propia idea del suceso:

“¿Y yo que iba a saber que usted estaba ahí adentro?": Su respuesta, al preguntarle yo (muy calmadamente) por que razón no me llamó para mover el carro antes de desinflarle las llantas.

“Son unos sinvergüenzas/bandidos” A lo que yo respondí muy paciente y respetuoso (demasiado, según los que me vieron): "Señora, yo no soy ningún bandido".

“Soy de la tercera edad y no un mierdoso de veinte para meter el carro tan fácil”
Respondiendo a mi comentario de que el carro realmente no estorbaba y que justo acababan de meter un 4x4 sin problemas. Eso sí, nadie le contradijo lo de la tercera edad (Aunque honestamente ¿que tan difícil puede ser aparcar una escoba?).

“¿Cómo sé yo como llamar al tránsito, si en mi tiempo no había 9-1-1?”
Probablemente tampoco teléfono. Pero nadie se lo quizo decir.

“A esto es lo que he llegado porque es lo único que puedo hacer”
En tono dramático y con voz casi quebrada, cuando el agente de la policía (sí,
¡llegó la policía!) le preguntó por que si se miraba como una mujer educada y de buena posición social se había comportado como “una chiquita de 15” (y le faltó agregar: "...y Corriente").

“¡Pues ahora que se jodan!
Casi al final, y obviamente ya botando el "glamour"

¿
Qué les puedo decir?, luego de gritos, amenazas de multas, desafíos de demandas, intervenciones de vecinos juiciosos y comentarios como “No llamen a la policía, llamen al manicomio” ó “Mae, ¿No se va a enojar? ¡reaccione!”, mi carro sólo necesito espuma para inflar las llantas. Y yo, comprobé que sólo encolerizo si estoy dentro del carro y atrás del volante.

De dos cosas estoy seguro: todos nos vamos a acordar de esta filmación... y me gané el personaje que me quedó debiendo la niñez (Que por cualquier cosa, vive en Barrio Escalante, San José, 200 este del Farolito, 100 norte y 25 este, justo enfrente de Procine).

____________________________________________________________________

*Pipo es el apodo de mi carro (aunque se escuche “aplayado” y R. Asch se burle de mí cada vez que puede).

7 comments:

  1. Casi me tiro al piso de la risa... sorry no por burla de tu día... más bien por los comentarios que haces al respecto... por lo demás hay brujas muy lindas...

    ReplyDelete
  2. Anonymous1:43 PM

    JAJAJAJA....Ya estás peor que mi jefe!!!! Precisamente el viernes anterior le mandé un "last warning" a uno de los empleados que en algún momento trabajaron para nosotros y que por cierto no estaba siguiendo las disposiciones de la empresa. Resulta que al "chiquito de papi" no le pareció mi comentario (que al igual que usted, Señor Umaña, fue muy respetuoso hasta la última palabra), y me reenvió el correo electrónico con su renuncia y un comentario extra: "Ud Maricruz es una %$#&@&... y una %#*(&^$... y me paso el trabajo y a todos ustedes por %$#&*#@^%@."... Según entendí, este joven había tenido un problema con su manager inmediato (como si yo tuviera vela en ese entierro) que tampoco es mi jefe inmediato, pero mi jefecito si el jefe del manager de este susodicho...(entendiste???) En fin, le reenvié el correo que recibí a mi jefe y éste a su vez le paso a mis compañeros el correo electrónico de dicho personaje, junto con los links de su "ahora ex" Hi5 y Myspace para vieran quien había sido tan cobarde como para hablarle de ese modo a una "dama" a la que nisiquiera conoce, y además de eso hacerlo vía e-mail. Y por si fuera poco, debido a las claves del sistema que él tenía, fue necesario cambiarlas y paralizó el trabajo de muuuuchas personas por tres días...
    Moraleja: No hay nada como mantener la calma, otros se enojarán por nosotros!!!!

    ReplyDelete
  3. jajajaja... Roger, buen recuento de los hechos... si no es xq estuve ahí presente y me tiré todo el melodrama/circo que armó la señora creo que no podría creertelo...
    Q te puedo decir... por eso el mundo tiene un cierto balance, por que hay gente loca, gente tranquila, gente q explota y gente q no hace nada... Creo q siempre estaremos impresionados por tu calma extrema, pero supongo q era la mejor manera de actuar...
    Para todos los q estuvimos "sentados en primera fila" para el show, creo q nunca olvidaremos la experiencia, las risas q nos causaron los comentarios de "tu personaje" y que al fin y al cabo fue un descansito y despeje de la filmación...
    Para los q no lo crean, tenemos fotos, un video de parte del acto y mil testigos entre equipo de producción, directores, agencia, clientes, tránsitos, vecinos y un sin fin más de curiosos q no se perdieron de lo q pasó en media calle con todo y bocadillo en mano...
    Que te diré... momentos de la vida q nunca se olvidarán...
    Un abrazo, Pri.
    PD: Si algún día al final sí reaccionas y querés buscar la venganza solo nos avisas, sabés q más de uno te acompaña!! jajaja

    ReplyDelete
  4. Pipo. Pipo, mae,,,, ni siquiera una historia tan buena como esta puede ocultar el hecho de que le dices Pipo a tu carro, jaja!. un abrazo loco

    ReplyDelete
  5. Anonymous7:30 AM

    Recorda que en el Kinder tuvimos bruja atras del muro.

    ReplyDelete
  6. pedro9:55 PM

    Pues si te quería dar un escarmiento, nada más debió desinflar una rueda... ya tres, es una soberana estupidez.

    Creo que yo la habría molestado más. Simplemente no muevo el carro...

    Felicidades, la gente como vos vive más XD

    ReplyDelete
  7. Anonymous9:26 AM

    en el transcurso de mi vida, he conocido mucha clase de gente... aunq nunca he topado con alguien tan..... como para hacer eso con un carro...
    No estube ahi y hasta ahora leo esta graciosa experiencia...
    Pero lo q quiero rescatar es la forma en la q dices q reaccionaste (y que hay testigos q lo sostienen)...
    -eres definitivamente todo un personaje...
    y un chico con MUUUUUCHAAAA, pasciencia... Fijo yo hubiera hecho algo más drástico y quizás malévolo.JIJI.. además de morirme del colerón...
    :o)

    ReplyDelete